¿Quiénes somos?

Somos el lugar donde la vida recobra la esperanza

“Somos conscientes que se requiere del trabajo y el compromiso de todos para cuidar a los niños y ancianos nuestro país, por eso seguimos trabajando muy duro con la premisa de que al mundo no lo cambia el dinero, sino la voluntad humana”

Dr. Fernando Quintero, fundador y director.

Historia

Fundación Proyecto Unión nace de la convicción de un hombre de recuperar la esperanza en todos los seres humanos que sufren una adversidad. El Dr. Fernando Quintero, después de graduarse de Médico Cirujano de la Pontificia Universidad Javeriana, decide dedicar su vida y su talento a levantarse todos los días a mejorar la calidad de vida de por lo menos una persona. Así es como en el año 1999 abre sus puertas con consultorios médicos en los barrios Ciudad Bolívar, en la Calle del Cartucho (2000) y Planadas en el Río Bogotá (2001) para atender las necesidades de la población vecina, restableciendo los derechos fundamentales vulnerados, especialmente el acceso a salud.

El Comedor María es mi Madre

Fue creado por el Padre Ray Schambach Garcés, fundador de la fraternidad de la Divina Providencia y mentor del Dr. Fernando Quintero en todo su proyecto de vida, como voluntario y como profesional. Ray y el padre Rodrigo Ospina S.J. cambiaron la vida del Dr. Quintero, director de la Fundación Proyecto Unión, quien comenzó como voluntario de la fraternidad, llevando un sándwich y un jugo desde Usaquén hasta el centro, para los abuelitos y terminó liderando este programa que ofrece desayuno y almuerzo diario desde hace más de 20 años a los adultos mayores habitantes de calle

Casa de la Esperanza

Fue fundada también por el Padre Ray, como un ancianato que remodeló en el año 2008, más adelante sin recursos para mantenerlo le cedió el lugar al Dr. Fernando Quintero, quien lidera actualmente este programa orientado a rescatar la dignidad del adulto mayor habitante de calle.

Casa de los Ángeles

Nació un día, en el año 2000 cuando el Dr. Fernando Quintero, adelantando su misión como voluntario en el pabellón de oncología del Hospital la Misericordia de Bogotá, se encontró a una mamá procedente de Aquitania Boyacá, cuidando de su hijo enfermo. Su cara reflejaba el sufrimiento y la necesidad de una mano amiga al preguntarle cómo le ayudaba, ella respondió que si le brindaba un chocoramo y un jugo era suficiente ya que venía de muy lejos y no había probado bocado en todo el día, ya que su hijo se encontraba hospitalizado y enfermo.

Pensando en muchas familias que pasan por este tipo de circunstancias, el Dr. Quintero va al banco por $2´0000 y alquila una casa en el barrio Ciudad Jardín Norte. Cuatro años después, gracias a la gestión de una empresaria extranjera, se logró comprar la casa que funcionó durante 14 años, cuando se trasladó al municipio de Tocancipá, en donde funciona actualmente.

Centro de Vida

Hoy día la Fundación ha venido creciendo, fortaleciendo su misión y sus procesos gracias a todas aquellas personas que se han sumado, dando paso a la construcción de un gran sueño que se llamará Centro de Vida los Ángeles, una unidad pediátrica especializada, única en su género que devolverá la esperanza a cientos de niños en nuestro país. La primera etapa de ese gran sueño, se construyó en los terrenos donados por el Parque Jaime Duque en Tocancipá durante el año 2017 y en julio de 2018 abrió sus puertas para recibir en su hogar de paso “Casa de los Ángeles” a las familias que atraviesan por una difícil enfermedad.

Misión

Nos levantamos todos los días para recuperar la esperanza de los seres humanos en condición de vulnerabilidad.

Visión

Soñamos y trabajamos para mejorar la atención en salud de nuestra infancia de manera continua, oportuna, de calidad, así como también trabajamos por la dignificación de la vida del adulto mayor habitante de calle.

Las alas para volar de los gansos que identifican nuestro logo, tienen un significado muy especial, nacieron gracias a un libro que leyó el Dr. Fernando Quintero, donde relataba como los gansos se ayudan mutuamente para emprender sus vuelos migratorios. Así surgió la iniciativa de acercar y motivar a las personas para que se unieran a este gran proyecto, a través de donaciones, aportes de conocimientos, voluntariado, familiares, conocidos y amigos quienes se transformaron en multiplicadores de esta gran obra social. En sus inicios la Fundación se sostuvo con recursos de su Director y la colaboración de algunas personas, poco a poco las donaciones fueron creciendo, los materiales y donaciones en especie mejoraban las instalaciones de cada una de las sedes.

Gente Proyecto Unión

Todos los miembros de nuestra organización están comprometidos en generar un cambio positivo y regresar la esperanza de vivir dignamente a las poblaciones en condiciones vulnerables

Equipo de Desarrollo Institucional

«Estamos agradecidos con Dios y con la vida por cada minuto de felicidad que nos brinda».

Equipo de Enfermería

«Nuestra presencia enciende una luz de amor y solidaridad en cada una de las personas que nos visitan».

Equipo Profesional

«La confianza en si mismo es el primer secreto del éxito».

Equipo de Apoyo General

«Todos somos importantes, por el amor y compromiso que le ponemos a nuestro trabajo».

Equipo de Comunidades y Comunicaciones

«Somos honestos y responsables de nuestras acciones y respetamos el trabajo del otro».

Equipo Administrativo

«Cada día nos levantamos con mucho valor para devolver la esperanza a una persona que esté sufriendo por la adversidad».

Equipo de Coordinación y apoyo de Adulto Mayor

«Entre todos hacemos de este lugar un refugio de amor y tranquilidad».

Equipo de Coordinación y Apoyo de Casa de los Ángeles

«Podemos construir un lugar maravilloso, pero necesitamos muchas personas para hacer el sueño realidad».

Conoce nuestros valores

Valores que identifican a los miembros de la organización y que cada día nos llevan a ser mejores personas

Integridad

Somos personas íntegras, fieles a nuestros principios y valores, siempre obrando con rectitud y honestidad y dirigiendo nuestras acciones a la construcción de nuestras familias y una mejor sociedad.

Compromiso

Nos levantamos todos los días con la convicción y determinación de ayudar a recuperar la esperanza y mejorar cada día para continuar apoyando las futuras generaciones.

Respeto

Valoramos a cada individuo por su ser, su historia, su cultura y sus patologías. Así mismo nos reconocemos mutuamente como parte importante en la construcción de un país diferente.

Felicidad

Nos caracterizamos por ser un equipo siempre positivo, alegre que entregamos una sonrisa y nuestro corazón en cada uno de nuestras acciones.

Honestidad

Realizamos un manejo eficiente de nuestros recursos y hacemos nuestro trabajo siempre de manera transparente para mejorar la calidad de vida de todos nuestros beneficiarios.

Servicio

Estamos convencidos que el buen trato, cálido y con amor genera bienestar y recupera la esperanza de quien entrega y quien recibe. De esa forma estamos contribuyendo a crear una sociedad mejor.

Solidaridad

Todos podemos ayudar a la sociedad a generar principios de equidad, justicia social, desarrollo, riqueza y un verdadero sentido de la humanidad, inspirando y compartiendo nuestro sueño.

Perseverancia

Tratamos de hacer nuestra labor de manera continua, excelente y mejorando los estándares de calidad, buscando opciones de manera creativa para superar las dificultades.

Trabajo en equipo

Sabemos que nuestro trabajo genera resultados óptimos en la medida que se sintoniza con el trabajo de los demás, logrando ser un equipo profesional, responsable, que entiende la importancia de la acción de cada uno.

Credo

Todos los que conocemos y tomamos la decisión de hacer parte de la Fundación Proyecto Unión:

CREEMOS que las capacidades humanas son infinitas y en un momento de necesidad esto hace la diferencia.
CREEMOS que todos podemos ayudar a recuperar la dignidad humana con pequeñas acciones cada día.
Estamos convencidos que nosotros podemos ayudar a la sociedad a crear riqueza, desarrollar valores, generar principios de equidad, justicia social y a desarrollar un verdadero sentido de humanidad.
CREEMOS que los cuidados de un buen equipo de salud en el momento justo ayudan a generar confianza y deseo de vivir.
CREEMOS firmemente en la necesidad de crear puentes entre los seres humanos y apoyarnos en las necesidades.
Sabemos que muchas personas no tienen nada en el mundo, pero sabemos también que hay muchas personas dispuestas a ayudarlas a recuperar la esperanza perdida.
CREEMOS que la sociedad es un todo y ayudar a curar una herida produce bienestar en la familia, la sociedad y en el mundo entero.
CREEMOS que una sociedad que no cuida a sus niños y ancianos desvalidos y enfermos no tiene razones para sentirse orgullosa y desarrollada.
Siempre CREEMOS que es mejor encender una vela que maldecir en la oscuridad.

Testimonios de vida

A los 14 años un tumor en una pierna cambió su vida, llegó desde su natal Bucaramanga como beneficiaria de Casa de los Ángeles, tuvo que decidir perder su pierna para continuar con su vida, y hoy su deseo de superación ha permitido que trabaje como Asistente Financiera de la fundación.

Jenny González

Su vida transcurría muy normal al lado de su familia, pero por circunstancias ajenas perdió su trabajo, esto le afectó todo hasta llegar a perder su familia, iniciar en el alcohol y terminar en la calle. Allí conoció el Comedor María es mi Madre, su deseo de superación hizo posible que las directivas de la fundación creyeran en él y actualmente se desempeñe de manera ejemplarizante como Coordinador de la Casa la Esperanza.

Ciro Cortés

Llegó a la Casa de la Esperanza hace aproximadamente 5 años por una complicada situación económica. Comenzó colaborando en el comedor, se involucró cada día más con la fundación, demostrando su honestidad y deseo de salir adelante, ahora no solamente es el mensajero, sino que apoya incondicionalmente como Ángel Voluntario los diferentes requerimientos de las casas.

Wilber Arcila

Llegó desde su natal Manaure Cesar, a Bogotá a los 17 años buscando apoyo para un trasplante de médula ósea que requiere para recuperarse de una enfermedad. Conoció la fundación a través de Casa de los Ángeles, donde se le brindó todo el apoyo, pero ella demostró su valentía para luchar por sus sueños y ahora no sólo trabaja como Asistente de Comunicaciones en la fundación sino que es una guía del Parque Jaime Duque.

Maryann Reyes