Nicolás y Natalia, una joven pareja de profesionales que acaban de bautizar a Emilia, su primera hija, decidieron poner en acción su deseo de ayudar. Conscientes de que a la pequeña Emilia no le faltaba nada, decidieron abrir la posibilidad de ayudar a otros niños que, si lo necesitan, así que los invitados al bautizo voluntariamente podían donar dinero o consignar a las cuentas de la Fundación Proyecto Unión para mejorar la calidad de vida de 62 niños del Hogar Santa Rita de Cascia.

Además de la generosidad recibida, gracias a la iniciativa de la familia Molina Luque, ellos decidieron visitar el Hogar y traer muchas cosas que la pequeña Emilia no utiliza y que serán de gran ayuda para los niños de este hogar que enfrentan enfermedades de difícil manejo y por alguna razón sus familias no pudieron cuidarlos.

Gracias a esta familia de ángeles donantes que saben cómo recompensar todas las bendiciones recibidas, a través de su generosidad y el amor desinteresado hacia otros, quienes, llenaron su corazón de felicidad y agradecieron la oportunidad  de poder compartir.

Visit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram