De izq a der, Nelson, Nélida y Francisco Martínez Ávila.

De izq a der: Fernando Quintero, Francisco Martínez y Mauricio Quintero .

Primeras máquinas utilizadas para impresión.

Historia de la compañía.

Desde hace medio siglo, una empresa colombiana, creada con esfuerzo y dedicación por el joven Francisco Martínez Olmos, proveniente de Garagoa Boyacá, no solo se destaca por ser experta en impresión offset y digital, sino por el compromiso y la generosidad que identifica a los miembros de la familia Martínez Ávila, quienes decidieron contribuir de manera desinteresada a mejorar la calidad de vida de los seres humanos en condición de vulnerabilidad.

Con mucho orgullo por el legado dejado por sus padres, Don Francisco y Doña Isabel, Francisco Martínez (hijo), recibió a los miembros de la Fundación Proyecto Unión, para contarles acerca de la historia de esta gran empresa, que ya cumple 4 años apoyando el cumplimiento de nuestra misión, poniendo al servicio, a todo el equipo de profesionales, además de su tecnología de punta.

Don Francisco Martínez, llegó muy joven a la capital, en los años 50 e ingresó a la comunidad de los Padres Paulinos para terminar su bachillerato, allí con las mejores máquinas de la época aprendió acerca del arte de la impresión y recibió su certificado como linotipista. Ese momento le marcó el rumbo y futuro de su vida, de la mano de su esposa, Isabel Ávila (Q.E.P.D), quien lo impulsó a independizarse y lograr su sueño en el año 1969, abrir un pequeño local en la Avenida Caracas, en donde se gestó lo que hoy es Linotipia Martínez.

Actualmente esta legendaria empresa, está ubicada en carrera 30 con calle 4, en donde ha venido expandiéndose y evolucionando, las máquinas como los linotipos y prensas fueron reemplazados por impresoras litográficas. En los años 90 llegó el cambio generacional y ahí es cuando Francisco, Nelson y Nélida, sus tres hijos, asumen la administración de la empresa, Don Francisco, quien les inculcó a ellos esa necesidad de ayudar a los demás, sigue acompañando diariamente, sin falta a sus hijos en el negocio.

Gracias a su hija, Francisco (hijo) conoció el Hogar Santa Rita de Cascia, un hogar para 62 niños con enfermedades complejas de la Fundación Proyecto Unión y dijo “todo el mundo necesita papel, les contó a los miembros de la cooperativa empresarial de papeleros para ayudar con facturas, talonarios, etc. somos 80 impresores y a nadie se le quita nada con aportar algo a quienes están ayudando a otros. Algunos me siguieron, pero también llevé a mis hermanos, quienes conocieron el hogar y confirmaron que realmente esa era el lugar donde querían poner en acción ese deseo de ayudar».

Los hermanos Martínez tienen muy clara su voluntad para ayudar a los demás y decidieron involucrar a los miembros de la compañía, siendo la responsabilidad social, uno de sus objetivos. Por ello, en este momento todos los empleados aportan para la compra de ropa para jóvenes del Hogar Verónica de la Fundación Eudes. Así como también pertenecen al sector formal de las artes gráficas, cumpliendo con todos los certificados en calidad y procesos necesarios para desarrollar impresos, respetando la sostenibilidad y el medio ambiente.

Gracias a los valores forjados y transmitidos por generaciones al interior de una familia colombiana, como en este caso, los Martínez Ávila es que se logra fortalecer y transformar una sociedad.

Leave a Reply

Visit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram