Una de las más grandes satisfacciones de los estudiantes quienes realizan la práctica profesional en el Hogar Santa Rita de Cascia de la Fundación Proyecto Unión, consiste en no solo en sensibilizarse como ser humano y poner en práctica sus conocimientos durante el desarrollo de la misma, sino poder dejar una huella en la casa que redunde en el beneficio de la vida de los niños. Este fue el caso reciente de los estudiantes de Fisioterapia de la U. Manuela Beltrán, quienes durante su práctica encontraron la necesidad de dejar un gimnasio sensorial para estimular el movimiento de brazos y piernas y mejorar la motricidad desde los primeros meses de vida.

Este grupo conformado por 6 estudiantes, bajo el liderazgo de su docente, Tatiana Pérez conocieron de primera mano la necesidad de preparar a los bebés de la casa para enfrentar las diferentes etapas de su desarrollo y llevaron a cabo esta gran iniciativa de construir con sus recursos este lindo gimnasio. Los colores, las telas, las diferentes texturas, así como los juguetes colgados, fueron elementos claves para hacer jugar a los niños y fortalecer su desarrollo físico y mental.

Gracias a estos y varios grupos de practicantes de la UMB que pasan por nuestra institución, por las donaciones que hacen, dejando una huella que fortalece los lazos de amistad, las oportunidades de juego y diversión, para que nuestros niños tengan más y mejores oportunidades de crecimiento.

Visit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram