Skip to main content
[av_one_full first min_height=» vertical_alignment=» space=» custom_margin=» margin=’0px’ padding=’0px’ border=» border_color=» radius=’0px’ background_color=» src=» background_position=’top left’ background_repeat=’no-repeat’ animation=» mobile_display=» av_uid=’av-b4ybhd’] [av_slideshow size=’no scaling’ animation=’slide’ conditional_play=» autoplay=’false’ interval=’5′ control_layout=’av-control-default’ av_uid=’av-jv3ze5e6′] [av_slide slide_type=’image’ id=’7587′ video=’//’ mobile_image=» fallback_link=’//’ video_ratio=’16:9′ title=» link_apply=» link=’lightbox’ link_target=» av-medium-font-size-title=» av-small-font-size-title=» av-mini-font-size-title=» av-medium-font-size=» av-small-font-size=» av-mini-font-size=» av_uid=’av-8peqox’ video_controls=» video_mute=» video_loop=» video_autoplay=»] Equipo de residentes de pediatría de la
facultad de medicina de la U. del Bosque.
[/av_slide] [av_slide slide_type=’image’ id=’7586′ video=’//’ mobile_image=» fallback_link=’//’ video_ratio=’16:9′ title=» link_apply=» link=’lightbox’ link_target=» av-medium-font-size-title=» av-small-font-size-title=» av-mini-font-size-title=» av-medium-font-size=» av-small-font-size=» av-mini-font-size=» av_uid=’av-sftpd’ video_controls=» video_mute=» video_loop=» video_autoplay=»] La atención a cada niño fue fundamental
para verificar su estado de salud y desarrollo.
[/av_slide] [av_slide slide_type=’image’ id=’7588′ video=’//’ mobile_image=» fallback_link=’//’ video_ratio=’16:9′ title=» link_apply=» link=’lightbox’ link_target=» av-medium-font-size-title=» av-small-font-size-title=» av-mini-font-size-title=» av-medium-font-size=» av-small-font-size=» av-mini-font-size=» av_uid=’av-68b0ap’ video_controls=» video_mute=» video_loop=» video_autoplay=»] La juiciosa actualización de historias
clínicas fue fundamental para la Fundación.
[/av_slide] [av_slide slide_type=’image’ id=’7589′ video=’//’ mobile_image=» fallback_link=’//’ video_ratio=’16:9′ title=» link_apply=» link=’lightbox’ link_target=» av-medium-font-size-title=» av-small-font-size-title=» av-mini-font-size-title=» av-medium-font-size=» av-small-font-size=» av-mini-font-size=» av_uid=’av-3ijf1t’ video_controls=» video_mute=» video_loop=» video_autoplay=»] El cierre con broche de oro de la Brigada
fue la presentación de títeres de parte de
los médicos con mensajes llenos de
enseñanzas para los niños.
[/av_slide] [/av_slideshow] [/av_one_full][av_one_full first min_height=» vertical_alignment=» space=» custom_margin=» margin=’0px’ padding=’0px’ border=» border_color=» radius=’0px’ background_color=» src=» background_position=’top left’ background_repeat=’no-repeat’ animation=» mobile_display=» av_uid=’av-30q4mp’] [av_textblock size=» font_color=» color=» av-medium-font-size=» av-small-font-size=» av-mini-font-size=» av_uid=’av-jv3xrva5′ admin_preview_bg=»]

Treinta y un residentes de pediatría de la facultad de Medicina de la Universidad del Bosque, llegaron el pasado viernes a las instalaciones del Hogar Santa Rita de Cascia de la Fundación Proyecto Unión con el objetivo de brindar un servicio de atención médica y llevar alegría a los 62 niños beneficiarios del hogar. Esta es la tercera brigada que se viene realizando semestralmente desde el año pasado, gracias a la importante alianza que se estableció para lograr un espacio de sensibilización y aprendizaje con los profesionales de la medicina.

Durante la brigada se actualizaron historias clínicas de todos los pacientes, se aprovechó para verificar aspectos tales como peso, revisión antropométrica y de medicamentos de cada niño con el fin de analizar su adecuado desarrollo. Adicional, teniendo en cuenta algunos cuadros respiratorios y de diarrea se impartieron algunas recomendaciones generales. Este ejemplar grupo de jóvenes, decidió dejar en esta oportunidad, algo más que su atención médica, quisieron compartir un rato de esparcimiento y prepararon una serie de obras a través de títeres que ellos mismos interpretaron con mensajes muy especiales para los niños, como la importancia de compartir, la perseverancia y aplicación de los valores, dejando grandes enseñanzas para la vida de los niños.

Para la Dra. Claudia Ospina, Jefe de los residentes, el poder cantar, reír, jugar y compartir con los niños de la Fundación, se traduce en felicidad. Ella afirmó: ¨esta fue una muy enriquecedora experiencia para todos los residentes que asistieron ya que no solo se les brindó la atención médica a los pacientes, sino que se donaron leches y lo más importante pudimos compartir y recibir esa alegría que uno siente, cuando se ve a un niño disfrutando y sonriendo”. Gracias a todo este valioso equipo de profesionales que dejó una gran huella en el corazón de la familia Proyecto Unión.

[/av_textblock] [/av_one_full]