[av_one_fifth first min_height=» vertical_alignment=» space=» custom_margin=» margin=’0px’ padding=’0px’ border=» border_color=» radius=’0px’ background_color=» src=» background_position=’top left’ background_repeat=’no-repeat’ animation=» mobile_display=»][/av_one_fifth] [av_three_fifth min_height=» vertical_alignment=» space=» custom_margin=» margin=’0px’ padding=’0px’ border=» border_color=» radius=’0px’ background_color=» src=» background_position=’top left’ background_repeat=’no-repeat’ animation=» mobile_display=»] [av_slideshow size=’no scaling’ animation=’fade’ autoplay=’true’ interval=’5′ control_layout=’av-control-default’] [av_slide id=’4868′][/av_slide] [av_slide id=’4869′][/av_slide] [/av_slideshow] [/av_three_fifth] [av_one_fifth min_height=» vertical_alignment=» space=» custom_margin=» margin=’0px’ padding=’0px’ border=» border_color=» radius=’0px’ background_color=» src=» background_position=’top left’ background_repeat=’no-repeat’ animation=» mobile_display=»][/av_one_fifth] [av_one_fifth first min_height=» vertical_alignment=» space=» custom_margin=» margin=’0px’ padding=’0px’ border=» border_color=» radius=’0px’ background_color=» src=» background_position=’top left’ background_repeat=’no-repeat’ animation=» mobile_display=»][/av_one_fifth] [av_three_fifth min_height=» vertical_alignment=» space=» custom_margin=» margin=’0px’ padding=’0px’ border=» border_color=» radius=’0px’ background_color=» src=» background_position=’top left’ background_repeat=’no-repeat’ animation=» mobile_display=»] [av_textblock size=» font_color=» color=»]

Cuando Mónica y su mamá Luceny llegaron desde Acevedo Huila, por primera vez a Bogotá a alojarse donde una familiar, nunca imaginaron que la capital fuera una ciudad tan grande y que les tomaría cerca de dos horas desplazarse del barrio Patio Bonito hasta el norte de la capital, para recibir la atención por parte de la Fundación INTI, organización sin ánimo de lucro que se dedica atender la rehabilitación de personas sobrevivientes de quemaduras de cualquier tipo.

Hace año y medio que esta pequeña de 11 años empezó su tratamiento para recuperarse de las quemaduras que le dejó un accidente casero cuando ella tenía 9 años y vivía en cercanías al municipio de Acevedo ,en una casa de campo junto a sus padres, Jose Lubier Cubillos, Luceny y su hermana menor Maira Alejandra. Gracias a la alianza establecida por INTI con el Shriners Hospital for Children, referente mundial para este tipo de casos, ubicado en Cincinnati EE.UU, Mónica viene avanzando en su recuperación, ya ha tenido dos cirugías reconstructivas en su cuello ,de manos de expertos, así como también recibe asistencia psicológica que le permitirán mejorar su condición cada día. La financiación para su traslado, coordinación logística y asesoría para los trámites corren por cuenta de la Fundación INTI.

Gracias a la sinergia establecida entre la Fundación Proyecto Unión, e INTI , Mónica y toda su familia se encuentra hoy viviendo en el hogar de paso Casa de los Ángeles, ubicada al norte de la capital, en donde tienen la posibilidad de alojarse, recibir la alimentación y el apoyo integral para cumplir con las citas médicas que hacen parte de su rehabilitación. “Ahora solo gastamos 20 minutos para llegar a nuestras citas y tenemos la oportunidad de venir toda la familia acompañar a Mónica” expresó Luceny su madre, una joven trabajadora de un local de comida ubicado en su natal Acevedo, quien dándolo todo de la mano de su esposo, por el bienestar y el amor que sienten por su hija, decidieron traer otro hijo al mundo que pueda ayudar a lograr esa meta. Hoy se encuentra en estado de embarazo y ansía de la mano de Jose Lubier que la placenta de ese bebé que llega a integrar el hogar de la familia Cubillos, pueda ser utilizada por los médicos para la recuperación de su hermanita Mónica.

Mónica a pesar de su corta edad, es considerada toda una valiente al igual que sus padres quienes en un comienzo estaban temerosos de emprender este largo camino, pero que están muy consientes que con dedicación y paciencia, al final el esfuerzo valdrá la pena para que su pequeña este mejor y pueda volver a jugar con los demás niños de su edad. Por ahora ella se siente feliz de haber conocido la nieve, disfruta su tiempo libre en la Casa los Ángeles montando bicicleta, cursa 5to de primaria y tiene muy claro su futuro como cirujana plástica para poder ayudar a personas como ella, demostrando su sentido solidaridad y siguiendo por el mismo camino de dos fundaciones que se unieron para devolver la esperanza a toda una familia.

[/av_textblock] [/av_three_fifth][av_one_fifth min_height=» vertical_alignment=» space=» custom_margin=» margin=’0px’ padding=’0px’ border=» border_color=» radius=’0px’ background_color=» src=» background_position=’top left’ background_repeat=’no-repeat’ animation=» mobile_display=»][/av_one_fifth]
Visit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram