[av_one_full first min_height=» vertical_alignment=» space=» custom_margin=» margin=’0px’ padding=’0px’ border=» border_color=» radius=’0px’ background_color=» src=» background_position=’top left’ background_repeat=’no-repeat’ animation=» mobile_display=» av_uid=’av-9f2xtn’] [av_slideshow size=’no scaling’ animation=’slide’ conditional_play=» autoplay=’false’ interval=’5′ control_layout=’av-control-default’ av_uid=’av-joyh081f’] [av_slide slide_type=’image’ id=’6974′ video=’//’ mobile_image=» fallback_link=’//’ video_ratio=’16:9′ title=» link_apply=» link=’lightbox’ link_target=» av-medium-font-size-title=» av-small-font-size-title=» av-mini-font-size-title=» av-medium-font-size=» av-small-font-size=» av-mini-font-size=»] La Dra. Mariaestella Serrano (izq) junto
al Dr. Fernando Quintero y la Dra. Adriana
Robayo compartieron con los niños del Hogar.
[/av_slide] [av_slide slide_type=’image’ id=’6972′ video=’//’ mobile_image=» fallback_link=’//’ video_ratio=’16:9′ title=» link_apply=» link=’lightbox’ link_target=» av-medium-font-size-title=» av-small-font-size-title=» av-mini-font-size-title=» av-medium-font-size=» av-small-font-size=» av-mini-font-size=» av_uid=’av-6j8ihn’ video_controls=» video_mute=» video_loop=» video_autoplay=»] La principal prioridad del programa piloto será
mejorar la calidad de vida de los niños.
[/av_slide] [av_slide slide_type=’image’ id=’6973′ video=’//’ mobile_image=» fallback_link=’//’ video_ratio=’16:9′ title=» link_apply=» link=’lightbox’ link_target=» av-medium-font-size-title=» av-small-font-size-title=» av-mini-font-size-title=» av-medium-font-size=» av-small-font-size=» av-mini-font-size=» av_uid=’av-e8mgb’ video_controls=» video_mute=» video_loop=» video_autoplay=»] El equipo de Georgetown visitó las nuevas
instalaciones del Centro de Vida en Tocancipá.
[/av_slide] [/av_slideshow] [/av_one_full][av_one_full first min_height=» vertical_alignment=» space=» custom_margin=» margin=’0px’ padding=’0px’ border=» border_color=» radius=’0px’ background_color=» src=» background_position=’top left’ background_repeat=’no-repeat’ animation=» mobile_display=» av_uid=’av-2p9irf’] [av_textblock size=» font_color=» color=» av-medium-font-size=» av-small-font-size=» av-mini-font-size=» av_uid=’av-joyg4298′ admin_preview_bg=»]

Las doctoras, Adriana Robayo, quien se desempeña actualmente como Secretaria General de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas y Mariaestella Serrano, Jefe de División de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica del Departamento de Pediatría de Georgetown University, son dos mujeres profesionales de la medicina, interesadas en aportar sus conocimientos para servir a quienes más lo necesitan. Ellas después de algunos años de coincidir en el internado, se encontraron en el camino con la misma inquietud de usar el recurso de la tecnología disponible para hacer cosas de medicina que mejoren la calidad de vida de los niños enfermos.

Pensando en el empleo de la telemedicina para poder ayudar a personas que no tengan el entrenamiento suficiente pero que deseen ayudar a sus pacientes, se plantearon la posibilidad de hacer un programa piloto y poder demostrar que su uso puede mejorar notablemente los resultados en los pacientes. Fue así como la doctora Robayo se conectó con algunas personas que manejan telemedicina y teniendo en cuenta que el éxito de ese piloto depende en gran parte de seleccionar el sitio adecuado para implementarlo, una de esas personas  referenció  al  doctor Fernando Quintero, Director de la Fundación Proyecto Unión a quien contactaron hace algún tiempo, a través de  video-conferencias y llamadas desde Washington, para conocer la fundación y tomar la decisión correcta.

La semana pasada se reunió todo el equipo en Bogotá con la intención de sacar adelante este gran proyecto y conocer el Hogar Santa Rita de Cascia así como el Centro de Vida de los Ángeles que se construye en Tocancipá. Durante su visita recorrieron las instalaciones, compartieron con los niños, el personal que los cuida y quedaron convencidos que era el sitio ideal para hacer realidad su idea. Eso afirmó la doctora Serrano, pensando principalmente  en las necesidades de los pacientes, en la  gente amorosa que los cuida,  las patologías de gastro  y los requerimientos en nutrición. Por otro lado, el proyecto contempla la posibilidad de brindar capacitación por telemedicina para los cuidadores y voluntarios, apoyando con profesionales el trabajo que se realiza en beneficio de los niños.

La doctora Robayo confirmó que hay una posibilidad que se financie desde la Universidad, pero para ello debe primero hacerse un piloto viable. Por esta razón la Fundación Proyecto Unión abrió sus puertas al uso innovador de la tecnología  para que a través de estas importantes sinergias logremos aportar al cuidado de la salud a distancia en tiempo real, impactando en la calidad de vida de cada uno de los ángeles que integran el Hogar Santa Rita de Cascia.

[/av_textblock] [/av_one_full]
Visit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram