Edgar viajó desde el Darien a Bogotá con su abuelita en busca de un tratamiento para recuperar su visión. Logró recuperarse después de muchas cirugías. Hoy Damos Gracias a todas las personas que trabajan para lograr milagros como el de Edgar. 

 

Un niño increíblemente valiente, alegre y sencillo, de cual siempre recordaremos la respuesta que nos dio cuando le dijimos que regalo quería para celebrar su milagro y a la cual respondió «unas botas para que las culebras no me vayan a picar cuando este cortando la maleza en la tierrita de mi abuela».

 

Un niño que dejo su ego a un lado para pensar en como seguir ayudando a esa persona que lo ha dado todo por el, su abuelita. Las enseñanzas que nos dejan nuestros niños solo hace que cada día seamos mejores seres humanos y queramos seguir trabajando para lograr un mundo mejor para todos

Visit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram