[av_slideshow size=’no scaling’ animation=’slide’ autoplay=’false’ interval=’5′ control_layout=’av-control-default’] [av_slide slide_type=’image’ id=’5655′ video=’http://’ mobile_image=» video_ratio=’16:9′ title=» link_apply=» link=’lightbox’ link_target=» video_controls=» video_mute=» video_loop=» video_autoplay=»] Estudiantes de la Universidad
el Rosario preparando el desayuno.
[/av_slide] [av_slide slide_type=’image’ id=’5654′ video=’http://’ mobile_image=» video_ratio=’16:9′ title=» link_apply=» link=’lightbox’ link_target=» video_controls=» video_mute=» video_loop=» video_autoplay=»] Grupo de Internacionalistas
con Aida Cano (al centro)
coordinadora del Comedor.
[/av_slide] [av_slide slide_type=’image’ id=’5653′ video=’http://’ mobile_image=» video_ratio=’16:9′ title=» link_apply=» link=’lightbox’ link_target=» video_controls=» video_mute=» video_loop=» video_autoplay=»] Los jóvenes estudiantes
compartieron su generosidad
con los abuelitos.
[/av_slide] [/av_slideshow] [av_textblock size=» font_color=» color=»] Un grupo de jóvenes estudiantes de la Facultad de Relaciones Internacionales de la Universidad el Rosario ,con iniciativa y deseo de servir, contactaron en días pasados a través de la página web a la Fundación Proyecto Unión con el ánimo de realizar una actividad que beneficiara a los adultos mayores habitantes de calle, quienes  viven en el centro de la ciudad y reciben sus alimentos en el comedor María es mi Madre.

La actividad se planeó con un mes de anticipación con el fin de poder recolectar recursos a través de las alcancías dispuestas para ello, así como también convocaron a la donación de leche y  chocolate para organizar un desayuno con un propósito muy especial, no sólo que lograra calentar una fría mañana bogotana, sino compartir un rato con cerca de 200 abuelitos habitantes de calle quienes asisten diariamente a este comedor, hace más de 18 años.

La chocolatada fue todo un éxito, cerca de 10 jóvenes estudiantes se tomaron la cocina, prepararon y sirvieron el chocolate caliente con pan para los abuelitos, tuvieron tiempo para reflexionar  y conocer una realidad que permitió enriquecer sus vidas, fortalecer el espíritu de solidaridad con esta, una sencilla acción que impulsó los corazones y el deseo de servir a quienes más lo necesitan.
[/av_textblock]

Visit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram