Muy temprano y caminando llegaron al Hogar Santa Rita de Cascia, Samuel, Sandra y Yenmis Tamara con sus tijeras, máquinas de corte y secador de cabello a realizar una jornada de peluquería. Sandra y Samuel, estilistas de profesión vienen por segunda vez a la casa, con el fin de poner sus habilidades al servicio de los niños.

 

Hoy la fila estuvo larga, mientras Sandra cortaba a las niñas, expresaba su alegría por  poder dar a los demás, ella afirmó : “En vez de hablar, es mejor dar, sin esperar nada a cambio”. Para Samuel lo mejor es poder compartir con ellos,”  es la primera vez que trabajo con este tipo de población y eso me hace sentir bien “.

 

Como desde el año pasado no se les cortaba el cabello a los niños, la jornada comenzó por los niños grandes, pero continuará  el próximo martes con los bebés. Esta ejemplar familia que trabaja todos los días en un salón de belleza y que el único día de descanso, lo dedican a ayudar a los demás, llegó a la fundación gracias a una ángel voluntaria que los contactó.  Ellos están tan comprometidos que ofrecieron sus servicios para realizar próximamente una jornada de peluquería con los abuelitos benefactores de la Fundación Proyecto Unión.

Visit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram