• Damas voluntarias de la OPS entregan
    su cariño y amor en las actividades en
    beneficio del adulto mayor.

  • Los adultos mayores disfrutaron del
    almuerzo y la grata compañía de las
    damas voluntarias

Una de las características que identifica a las damas voluntarias de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), es su deseo de servir  a los más necesitados con el corazón.  Ellas hacen parte de los  principales benefactores de los programas “Comedor María es mi Madre” y “Casa de la Esperanza” que la Fundación Proyecto Unión lidera en beneficio del adulto mayor habitante de calle.

Esta importante asociación ha dedicado  tiempo y ha  puesto en acción su vocación de servir para ayudar a mejorar las condiciones de vida de los adultos mayores, apoyando los arreglos locativos de Casa de la Esperanza, que se convirtió en el hogar que alberga  cerca de 60 abuelitos  quienes  se encontraban solos,  desamparados y  vivían en la calle. De otra parte brindan  ayuda  al Comedor “María es mi Madre” , lugar donde se sirven 200 desayunos y almuerzos diarios para mejorar la salud y el bienestar de esta importante población.

Los  adultos mayores beneficiarios de la fundación  son una fuente de inspiración que  impulsa a voluntarios, amigos, familias y a toda la comunidad Proyecto Unión a  levantarse  cada día a trabajar para  devolverles la esperanza de vida que muchos habían perdido. En esta oportunidad las damas voluntarias, decidieron llevar una lechona que compartieron con los adultos mayores, siendo un ejemplo de amor y demostrando su compromiso que por décadas vienen entregando a  los  más necesitados.