• Chelsea vivió una realidad muy
    enriquecedora junto a los niños.

  • El certificado como voluntaria fue entregado
    a Chelsea por parte de Juan David Marín y
    Laura Sedlbawer.

  • Chelsea se unió a Laura, voluntaria
    alemana y conformaron un gran equipo
    de fisioterapeutas.

  • Laura y Chelsea, se unen a pedalear
    por un sueño en Pipe Bike.

En el Hogar Santa Rita de Cascia tenemos constantemente una rotación de voluntarios que llegan de distintos lugares para ayudar en diferentes áreas. En esta oportunidad llegó al hogar Chelsea Bodding de los Estados Unidos. Ella, por medio de la agencia Holt International que está presente en Colombia y 11 países más con programas para mejorar la calidad de vida de los niños alrededor del mundo, compartió su conocimiento y tiempo con los pequeños de la fundación.

Chelsea Bodding es una fisioterapeuta, que decidió viajar a Colombia para estar  trabajando con nuestros niños en condición de discapacidad del Hogar Santa Rita de Cascia. Ella desde su experiencia profesional aportó al desarrollo de estos niños y estuvo trabajando con cada uno, de manera personalizada de acuerdo a sus necesidades.

Para Chelsea el voluntariado representó vivir una realidad de cerca y muy enriquecedora “fue una experiencia maravillosa y me hubiera gustado tener más tiempo… Sin embargo, algunas veces me partía el corazón. Es duro ver a los niños en estados tan complejos y pasar tanto tiempo en una cama” además, agregó que apreció que cada niño tuviera su propia ropa. Chelsea quiere regresar a la Fundación Proyecto Unión y su experiencia como voluntaria impulsó la idea de dedicarse más tiempo a ser voluntaria.

No conocer una realidad no quiere decir que no exista, ayudar es fácil, no se requiere de un gran despliegue, hacer una gran inversión de dinero o esfuerzos sobre humanos. Analizar el entorno nos podrá mostrar el camino de cómo contribuir a la sociedad.