• Juan Pablo Montero y su mamá
    contaron con manos amigas,
    durante el tratamiento.

  • Juan Pablo vivirá en Casa
    de los Ángeles hasta que
    culminé su carrera.

  • Su enfermedad no ha sido un
    obstáculo para cumplir su sueño
    de ser auxiliar de vuelo.

  • El espacio verde de Casa de
    los Ángeles es ideal para pasear
    en bici.

Juan Pablo Montero es un joven de Planadas Tolima, con 19 años, al que su vida le cambió radicalmente hace 3 años cuando llegó con su mamá, Sandra Vera a una valoración médica en la capital y le descubrieron cáncer.  Su madre lo acompañó durante todo su tratamiento, mientras su padre se quedó cuidando a su hermano menor y su hermano mayor prestaba el servicio militar. La familia vivió momentos difíciles, pero en el camino encontró manos amigas que le ayudaron a enfrentar la adversidad y salir adelante.

La Fundación “Abraza un Sueño”, que comparte la misión de la Fundación Proyecto Unión de mejorar la calidad de vida de los niños con enfermedades de alto riesgo y a la vez trabaja por cumplir sus sueños, conoció el caso durante su tratamiento médico y le dio a Juan Pablo la posibilidad de conocer el mar.  Además, se propuso ayudarle a cumplir su sueño de viajar por todo el mundo, gestionándole el apoyo económico para estudiar y formarse como auxiliar de vuelo en la Academia de Formación Aeronáutica en Guaymaral.

Hoy día Juan Pablo logró controlar la enfermedad y se encuentra feliz viviendo en Casa de los Ángeles, un hogar lejos de casa de la Fundación Proyecto Unión en Tocancipá que lo acogió mientras adelanta sus estudios durante 5 semestres en la academia de Guaymaral, al lado de 62 jóvenes. “Me siento muy contento y agradecido con todas las personas que hicieron posible cumplir mi sueño, me sorprendió mucho mi nuevo hogar, grande y hermoso en donde me siento como en casa y me la llevo bien con todos”. Gracias a la unión de esfuerzos se logra devolver esperanza a la vida de esta familia, forjando un futuro para este valiente joven que quiere salir adelante, trabajando como auxiliar de vuelo para tener el placer de viajar y conocer el mundo.