[av_one_full first min_height=» vertical_alignment=» space=» custom_margin=» margin=’0px’ padding=’0px’ border=» border_color=» radius=’0px’ background_color=» src=» background_position=’top left’ background_repeat=’no-repeat’ animation=» mobile_display=» av_uid=’av-5nvept’] [av_slideshow size=’no scaling’ animation=’slide’ conditional_play=» autoplay=’false’ interval=’5′ control_layout=’av-control-default’ av_uid=’av-4gcme9′] [av_slide slide_type=’image’ id=’7458′ video=’//’ mobile_image=» fallback_link=’//’ video_ratio=’16:9′ title=» link_apply=» link=’lightbox’ link_target=» av-medium-font-size-title=» av-small-font-size-title=» av-mini-font-size-title=» av-medium-font-size=» av-small-font-size=» av-mini-font-size=» av_uid=’av-3rtk9t’ video_controls=» video_mute=» video_loop=» video_autoplay=»] La familia de nuestra ángel al volante
Claudia Olaya compartió esta grata
experiencia.
[/av_slide] [av_slide slide_type=’image’ id=’7460′ video=’//’ mobile_image=» fallback_link=’//’ video_ratio=’16:9′ title=» link_apply=» link=’lightbox’ link_target=» av-medium-font-size-title=» av-small-font-size-title=» av-mini-font-size-title=» av-medium-font-size=» av-small-font-size=» av-mini-font-size=»] Mauricio López es uno de nuestros
ángeles comprometidos.
[/av_slide] [av_slide slide_type=’image’ id=’7459′ video=’//’ mobile_image=» fallback_link=’//’ video_ratio=’16:9′ title=» link_apply=» link=’lightbox’ link_target=» av-medium-font-size-title=» av-small-font-size-title=» av-mini-font-size-title=» av-medium-font-size=» av-small-font-size=» av-mini-font-size=» av_uid=’av-mck35′ video_controls=» video_mute=» video_loop=» video_autoplay=»] Javier Cifuentes decidió unirse al
programa y ya es otro ángel al volante.
[/av_slide] [/av_slideshow] [/av_one_full][av_one_full first min_height=» vertical_alignment=» space=» custom_margin=» margin=’0px’ padding=’0px’ border=» border_color=» radius=’0px’ background_color=» src=» background_position=’top left’ background_repeat=’no-repeat’ animation=» mobile_display=» av_uid=’av-2t17e9′] [av_textblock size=» font_color=» color=» av-medium-font-size=» av-small-font-size=» av-mini-font-size=» av_uid=’av-jtrb4slg’ admin_preview_bg=»]

Como caídos del cielo, así están llegando a la Fundación Proyecto Unión, ángeles voluntarios que decidieron ponerle alas a sus vehículos y apoyar transportando a los niños beneficiarios para que puedan cumplir con sus citas médicas. Este nuevo programa de la Fundación, no solo brinda una gran oportunidad de ayudar a familias que vienen de lejos de la capital y deben trasladarse a diferentes centros hospitalarios sino que también facilita el trabajo de los enfermeros, ahorra recursos y además gratifica a los voluntarios que devuelven  esperanzas, alegrías  y tranquilidad a aquellos que más lo  necesitan.

Claudia Olaya es una de nuestras ángeles al volante que llegó para ayudar a Ashley Rincón, una niña de 9 años que requiere tratamiento para un tumor y a su  familia, quienes llegaron  de la Dorada Caldas al Centro de Vida en Tocancipá. Ella afirma que ha sido una experiencia única en su vida y que cuando conoció el programa decidió involucrar por primera vez a su esposo, Farid Kairuz y a su hija María José para que compartieran esa gran experiencia. Así que llegaron todos a recoger a la familia Rincón León para cumplir la cita y en el trayecto hacia Bogotá, tuvieron la oportunidad de enseñarle nuevos peinados a Ashley, compartir la música, disfrutar de la compañía en el carro, hablando de otros temas diferentes a la enfermedad. “Fueron valiosos momentos que fueron gratificados al lograr una sonrisa, al poder escuchar historias de vida que nos dejan grandes enseñanzas y fortalecer  los lazos de amistad entre dos familias que no se conocían antes, eso fue maravilloso”.

Julieth León, la mamá de Ashley se siente muy afortunada de ser beneficiaria de este gran programa: “Venir de  lejos y sentir un apoyo tan grande, es una bendición, tener quien nos lleve a la cita nos da tranquilidad, gracias a la Fundación y a cada persona que voluntariamente toca su  corazón al compartir cada historia de los niños”. Mauricio López, otro ángel al volante, a quien no le importa madrugar, cuando se trata de ayudar a un niño, se siente feliz de aportar a este programa poniendo sus alas al volante y entregando sus sentimientos de amistad a nuevas personas que logran aportar mucho a su vida. Ayudar es fácil, solo necesitas poner en acción tu deseo, puedes inscribirte en el correo volutarios@proyectounion.org o a través del celular 3222761195. Ponle las alas de ángel voluntario a tu carro y ayuda a quienes más lo necesitan.

[/av_textblock] [/av_one_full]

Leave a Reply

Visit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram